Main content

Por: Mario Nicacio

Artículo publicado originalmente en Folha de S. Paulo, el 15 de abril de 2020. Disponible en: https://www1.folha.uol.com.br/opiniao/ 2020 / 04 / negligencia-con-el-covid-19-puede-exterminar-indígenas-pueblos.shtml 

Si el coronavirus preocupa al hombre blanco, uno puede imaginar cómo es para nosotros. Los indígenas brasileños no fueron diezmados solamente por la brutalidad del invasor, sino también por las enfermedades que vinieron en las carabelas. Cuando los blancos llegaron, éramos más de 4 millones de personas; actualmente, solo hay unos 900 mil de nosotros.

A diferencia de los europeos, que ya habían desarrollado anticuerpos, nuestros antepasados ​​no tenían defensas contra la gripe, el sarampión, la viruela, la tos ferina, la tuberculosis y otras enfermedades. En el caso de COVID-19, el peligro es exponencial, ya que toda la humanidad está indefensa. 

Yanomami Alvanei Xirixan era muy joven, solo tenía 15 años. Y, a diferencia de las anteriores dos víctimas [indígenas] de la enfermedad, él vivía en el bosque. Su muerte, el 9 de abril, activó la alerta para todos los pueblos indígenas brasileños. Estamos más vulnerables que nunca.

Activista indígena Mario Nicacio, vice coordinador de COIAB - Divulgação

La negligencia de Jair Bolsonaro frente a la pandemia ha dejado al mundo entero perplejo. Si su insensatez pone en peligro a la población brasileña en general, para nosotros puede significar el exterminio. Y tenemos razones para creer que su actitud tiene ese propósito. El presidente construyó su reputación política dirigiendo amenazas y ofensas hacia las minorías. Nosotros, los pueblos indígenas, siempre hemos estado entre sus objetivos preferidos, y los Yanomami, el pueblo de Alvanei Xirixan, son una vieja obsesión. El primer acto de Bolsonaro como diputado federal, en su segundo año en el cargo (1992), fue un proyecto de ley para revocar la aprobación del territorio Yanomani, hoy acosado por la minería ilegal, que contamina sus ríos con mercurio.

Desde el año pasado denunciamos el desmantelamiento promovido por Bolsonaro a la Secretaría de Salud Indígena (Sesai), vinculada al Ministerio de Salud y responsable de la atención de más de 765 mil personas. Según el último censo, 306 mil indígenas viven en la Amazonía. Hay aldeas que están a cinco días en barco del centro de salud más cercano y, sin el apoyo de SESAI, las comunidades se ven obligadas a valerse por sí mismas. Bolsonaro todavía quiere municipalizar este servicio esencial, que actualmente es federal, dejándonos en manos de políticos locales, que no siempre cuidan de nuestros derechos.

En la cultura indígena, no hay aislamiento social: hasta 15 personas viven bajo el mismo techo. La Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB) preparó un plan de emergencia para combatir al Covid-19. Entre las recomendaciones, está el aislamiento comunitario. El hombre blanco debe mantenerse alejado de nuestros pueblos. 

Además, hay más de cien pueblos aislados o recientemente contactados que viven en la región amazónica. Según el Instituto Socioambiental (ISA), hay 86 territorios en la Amazonía con presencia de pueblos no contactados. 

Pueblo asilado en la reserva Yanomami - Guilherme Gnipper Trevisan / Hutukara

Cuando era candidato, Bolsonaro prometió no demarcar "ni un centímetro más" de tierras indígenas; sin embargo, en agosto pasado, ya con la faja presidencial, dijo que "si fuera agricultor, ni siquiera diría lo que haría", refiriéndose a los pueblos indígenas y quilombolas. Estas palabras sirven como un incentivo para aquellos que invaden tierras indígenas y que pueden llevar el coronavirus allí.

La alerta de deforestación en la región amazónica creció un 29,9% el mes pasado, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE). Marzo de 2020 registró la segunda tasa más alta de alertas de deforestación en ese mes en los últimos cinco años, sólo por detrás de 2018. 

A principios de marzo, cuando el Covid-19 aún no dominaba las noticias, el líder Yanomami Davi Kopenawa ya advirtió sobre los riesgos que enfrentan los pueblos aislados en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra: “No conozco sus hogares, como ustedes tampoco. Solo los vi desde el cielo, desde el avión. Nunca los visité a pie. Nunca hablamos. Por eso estoy muy preocupado. Quizás pronto serán exterminados ”.

Culturas enteras podrían desaparecer. Pueblos que tienen su propia medicina, de donde puede provenir incluso la cura para Covid-19 y nuevas pandemias.


Mario Nicacio es Wapichana de la tierra indígena Manoa-pium (Roraima), y coordinador adjunto de la Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB)