Main content

Los sitios web extranjeros ofrecen hasta 50 vacantes a evangelizadores para que trabajen en pueblos brasileños y describan de forma detallada el nivel de conversión religiosa de los grupos étnicos. El contacto con grupos aislados fue criticado por entidades incluso antes del covid-19.

Tercer Lugar del Concurso de Periodismo de Datos "Todos los Ojos en la Amazonía"

Por: Mariana Della Barba y Diego Toledo

Publicado originalmente en: https://reporterbrasil.org.br/2020/06/organizacoes-religiosas-dos-eua-mapeiam-indigenas-no-brasil-e-nao-interrompem-acoes-com-isolados-mesmo-durante-a-pandemia/

En portugués aquí | En inglés aquí


Los misioneros extranjeros que trabajan en Brasil se están enfocando en los pueblos aislados que viven en la Amazonía. (Foto: Gleilson Miranda/Gobierno de Acre)“Dios quiera que encuentren a sus hijos perdidos", dice uno de los sitios web de grupos misioneros extranjeros que trabajan para convertir a los pueblos originarios de Brasil. Para ellos, los “niños perdidos” son los indígenas, incluidos los aislados. Solo se necesitan unos pocos clics para ver que el camino para "rescatarlos" ya está delineado, y de forma detallada. En los sitios web de estas organizaciones se encuentra un mapeo completo de estas poblaciones, con varios análisis del “grado de conversión” de cada grupo étnico, la oferta de vacantes para misioneros en los pueblos en donde “hay que fundar iglesias” e incluso aquellas que piden donaciones en efectivo para llevar a cabo estas misiones.El trabajo de estos evangelizadores no fue interrumpido ni siquiera por la pandemia del coronavirus. Y, en el último día 21, los misioneros se fortalecieron en el banquillo bíblico del Congreso. Durante la aprobación de un proyecto de ley en la Cámara (PL 1.142) que prevé un plan de emergencia para los pueblos indígenas, diputados vinculados al ala evangélica lograron incluir un artículo que autoriza la permanencia de misiones religiosas que ya se encuentran en territorios ocupados por grupos aislados. Para convertirse en ley, el proyecto de ley debe ser aprobado por el Senado y ratificado por el presidente Jair Bolsonaro.Si la crisis del covid-19 fortaleció la mirada de grupos religiosos hacia Brasilia, en tierras indígenas y en sus alrededores, no es diferente. “Recibimos información de que los misioneros se estaban organizando para una expedición durante la cuarentena”, dijo Paulo Marubo, coordinador de la Unión de Pueblos Indígenas de Valle del Yavarí (Univaja, por sus siglas en portugués), a Repórter Brasil. Este valle es la región con mayor concentración de pueblos aislados del país.

“Creen que si entran [a tierras indígenas] en este período, la Fundación Nacional del Indio (Funai, por sus siglas en portugués) y la Policía Federal no tomarán medidas para evitarlo”, agrega, enfatizando que considera el trabajo de estos misioneros como un acoso.

En el Valle del Yaraví (AM), los misioneros sobrevolaron el territorio en un  helicóptero para contactar a indígenas entre marzo y abril, ya en medio de la pandemia. El acto fue controvertido, ya que en ese momento la Funai informó que no había recibido una solicitud de autorización para el ingreso a poblados de la región.

El helicóptero fue comprado por la Misión Nuevas Tribus de Brasil (MNTB, por sus siglas en portugués), que en enero había anunciado su adquisición para actividades misioneras. La compra se produjo después de una campaña de Ethnos360 (antes denominada la Misión Nuevas Tribus), una organización misionera estadounidense vinculada a las Nuevas Tribus de Brasil. En un video de 2018, en el que solicitaba donaciones, la entidad estadounidense dijo que el objetivo era llegar a zonas de difícil acceso en el extremo oeste de Brasil, cerca de la frontera con Perú, la misma región donde se ubica el Valle de Yavarí. También pidió orar para que se utilice el avión con el fin de establecer iglesias "en los pueblos aislados de esta remota región de Brasil". Cuestionado por el informe, Nuevas Tribus afirmó que el helicóptero "fue comprado con montos donados por un empresario estadounidense que prefiere no identificarse".

Pueblos indígenas de Brasil mapeados en el sitio web del Proyecto Joshua, con colores que indican el "grado" de conversión cristiana de cada pueblo (Foto: reproducción)

Las alcancías virtuales también se utilizan a menudo con el fin de financiar directamente a los evangelizadores en misiones para convertir a los pueblos indígenas. En Frontier International, por ejemplo, dos parejas estadounidenses trabajan como misioneros en Benjamin Constant (AM). En el sitio web de la organización, hay publicaciones de los misioneros que cuentan sobre la vida en la región y sus metas. “Nuestro corazón y nuestra misión es llegar a quienes aún no han sido alcanzados entre los pueblos indígenas del Valle del Yavarí”, dice una pareja estadounidense justo encima del enlace a través del cual reciben donaciones. Otra pareja, que también pide donaciones, comenta: “Vamos a vivir en un barco, en la Amazonía, para predicar en los pueblos a lo largo del río".

Vacantes en Brasil

Además de las donaciones virtuales, los sitios web de estas organizaciones extranjeras se parecen a los sitios de búsqueda de empleo. Las vacantes se extienden por territorios de pueblos originarios de todo el mundo, y Brasil parece estar lleno de "oportunidades". En el sitio web del Proyecto Joshua, por ejemplo, hay 45 vacantes para misioneros que quieren fundar iglesias cuyo objetivo es convertir a los pueblos indígenas de Brasil. Incluso hay vacantes para áreas entre los pueblos aislados de Alto Jutaí y Jandiatuba, tanto en el Valle del Yavarí, como en decenas de otros pueblos, especialmente en la región norte, como en el área de los shanenawa, en Acre.

Todos los pueblos mapeados se clasifican con una especie de termómetro de colores llamado "nivel de progreso", que marca el porcentaje de conversión de un pueblo específico, además de otros detalles. El color verde muestra los pueblos de Brasil donde hay una presencia misionera significativa (más del 10 %) y el rojo se refiere a áreas donde casi no hay indicios de cristianismo.

También hay tarjetas para facilitar la oración para llegar a la gente y un enlace a un video animando a los misioneros a venir, en el que se menciona una “tragedia oculta de la selva brasileña”, ya que “la oportunidad de estas tribus de escuchar el evangelio y conocer la vida eterna está amenazada por las crecientes restricciones que sufren los misioneros al intentar llegar a ellos”.

En el sitio web de Finishing the Task, sin embargo, las vacantes para los misioneros que desean “terminar la misión” están más restringidas. En el mapa más reciente, hay vacantes para dos misioneros en Mato Grosso (uno en Apiaká y otro en Bororo), uno en Acre (Katukina-Jutaí), uno en Bahía (Tupinambá), uno en Pernambuco (Tumbalala) y uno en Alagoas (con los koiupanka).

Área de indígenas aislados en la tierra indígena Valle del Yavarí (AM), cerca del río Jandiatuba. Hay una “vacante” en la misma región en el sitio web del Proyecto Joshua. (Foto: CGIIRC-Funai)

Al describir cada uno de estos grupos étnicos, Finishing the Task brinda información detallada sobre qué parte de la Biblia se ha traducido a un idioma indígena específico, y se informa si usan la radio y si hay iglesias en el lugar. La organización reúne a más de 1.500 misiones religiosas "para llegar a grupos que aún no están comprometidos" y, al igual que el Proyecto Joshua, recopila información compilada por otras asociaciones religiosas.

El papel de estas organizaciones, en su mayoría extranjeras, que mapean a los pueblos indígenas que se convertirán, es fundamental para las misiones que operan en Brasil. Esto se ve claramente en un documento de la Asociación de las Misiones Transculturales Brasileñas (AMBT, por sus siglas en portugués), que reúne a grupos misioneros, cuyo vicepresidente de Asuntos Indígenas es el mismo Edward Luz, director de Nuevas Tribus y padre del “antropólogo de los ruralistas”. En el sitio web de AMTB, se indica: “Hay varias iniciativas de investigación valiosas que participan activamente en la labor de investigar quiénes son los menos evangelizados y dónde están”.

Un aliado poderoso

Estas organizaciones extranjeras habían ganado, en Brasil, un poderoso aliado. En febrero, antes del aislamiento social, el gobierno de Jair Bolsonaro designó al exmisionero Ricardo Lopes Dias, que ya formaba parte de Nuevas Tribus, para encabezar el departamento de Funai responsable de los grupos aislados. La designación fue criticada por ambientalistas, organizaciones indígenas y miembros de la sociedad civil y alertó al Ministerio Público Federal (MPF).

Inicialmente, para la agencia, el problema era que Lopes Dias tendría acceso a información detallada sobre los grupos aislados, que podría alimentar las ya amplias bases de datos de organizaciones evangelizadoras extranjeras.

Luego, cuando llegó el covid-19 a Brasil y la Funai instruyó que los indígenas no salieran de las aldeas para evitar el contagio, el MPF encendió el semáforo rojo. Acudió a los tribunales para solicitar la suspensión del nombramiento de Dias. El MPF argumentó que la “conducta omisiva” de Dias y el “letargo” de Funai en la elaboración de políticas de emergencia para los pueblos indígenas en Brasil generaron una “amenaza concreta de genocidio con la pandemia del covid-19, dada su baja resistencia a agentes causantes de enfermedades respiratorias”.

En el sitio web del Proyecto Joshua ejemplo, hay 45 vacantes para misioneros que quieren fundar iglesias cuyo objetivo es convertir a los pueblos indígenas de Brasil.

El Tribunal Regional Federal (TRF) de la primera región aceptó la solicitud del MPF y suspendió el nombramiento de Lopes Dias, el 21 de mayo, que fue una decisión que hizo respirar aliviados a los líderes indígenas. Sin embargo, este martes (6/9), el Tribunal Superior de Justicia revocó la decisión del TRF, para que Dias ya no fuera designado a este cargo.

Otras decisiones judiciales también han significado derrotas para los evangelizadores. En un intento por evitar el contacto entre indígenas y no indígenas, también por el covid, la Corte de Amazonas prohibió la entrada de misioneros al Valle del YavarÍ. En una decisión favorable a la demanda interpuesta por Unijava, el juez Fabiano Verli, de Tabatinga (AM), mencionó a los pastores estadounidenses Andrew Tonkin y Josiah Mcintyre, al brasileño Wilson Kannenberg y a Nuevas Tribus. Niegan cualquier iniciativa al respecto y afirman ser víctimas de una persecución.

Tonkin, además de las acusaciones de preparar nuevas incursiones para contactar a grupos étnicos korubo aislados en Igarapé Lambança, ya ha sido objeto de dos investigaciones por invasión de otras tierras indígenas en el Valle del Yavarí, en 2014 y en 2019. La primera fue desestimada, pero la segunda aún no se ha completado.

En contacto por correo electrónico con Repórter Brasil, Tonkin dijo que ha visitado la Amazonía con frecuencia durante 13 años, pero dijo que está en Irak desde marzo y, por lo tanto, no pudo haber participado en la supuesta expedición en el Valle del Yavarí. El estadounidense declaró que actúa como misionero independiente y negó formar parte de la organización evangélica bautista Frontier International, a pesar de aparecer en varias páginas del sitio web de la organización y Facebook.

Cuando se le preguntó sobre un posible intento de evangelizar de forma aislada, respondió: “Solo tengo planes para contactar a aquellos que el Señor Jesús ponga en mi camino".

E, irónicamente, agregó: “No compré terrenos de Funai, no planeo construir una fábrica de Coca-Cola en ninguna reserva. Tampoco soy un cazatalentos de ningún tipo. Todos estos son rumores".

Repórter Brasil también se puso en contacto con Josiah Mcintyre, otro misionero citado por la decisión de la corte de Amazonas. Pero el estadounidense se negó a comentar sobre los legados de la organización y dijo que ha sido el blanco de mentiras. “Dios está conmigo. Dejo todo en sus manos y Él me defenderá”, afirmó.

Información en el sitio web del Proyecto Joshua sobre el pueblo indígena Shanenawa, con la ubicación y la “escala de progreso” que mide la presencia cristiana en un pueblo (Foto: Reproducción)

El tercer religioso mencionado, Wilson Kannenberg, trabaja en Asas de Socorro, una organización misionera cristiana que brinda apoyo logístico, incluidos aviones, a áreas remotas. Según el sitio web de la asociación, tienen el “propósito de servir a Dios junto a poblaciones de difícil acceso en la Amazonía” y entienden que actuar en el área técnica, tal como volar un avión, es una forma efectiva de llegar a pueblos aislados. Al buscarlo para redactar el informe, mediante correo electrónico y teléfono celular, Kannenberg no respondió a las preguntas enviadas.

Respecto a la Misión Nuevas Tribus, también citada por la corte de Amazonas, envió las respuestas por correo electrónico (leer el texto completo) en nombre del pastor Edward Luz, negando que tengan planes de "contactar a grupos étnicos considerados por Funai como aislados".

A Repórter Brasil, Funai dijo que no se le consultó sobre la entrada de misioneros a tierras indígenas en el Valle del Yavarí. “La entrada al territorio indígena sin autorización es una invasión del territorio de la Unión y tiene consecuencias legales", agregó la fundación. La organización también dijo que suspendió el otorgamiento de nuevas autorizaciones para ingresar a territorios indígenas y que ha actuado en la prevención del covid-19 con la Secretaría Especial de Salud Indígena (SESAI, según las siglas en portugués) del Ministerio de Salud. La entidad no respondió a otras preguntas sobre el papel de las organizaciones religiosas con respecto a los indígenas.

El covid-19, que se propaga rápidamente por los pueblos de Brasil, parece haber enfatizado la importancia de que los pueblos indígenas aislados permanezcan aislados, una política adoptada por Funai desde la década de 1980 y que se vio amenazada por el nombramiento de Lopes Dias.

El coronavirus fue el principal argumento del juez federal Fabiano Verli cuando prohibió la entrada de misioneros en el Valle del Yavarí. “La doctrina religiosa, aunque subjetivamente importante para muchas personas, no es, por la ideología constitucional posible e imaginable, un servicio esencial", escribió en su sentencia. “Destaco las que creo que son buenas razones para quienes quieren difundir la hermosa palabra de Cristo a los indígenas. Pero estamos en un estado secular y tenemos otras prioridades. Incluso estados semi-teocráticos y tiránicos como Arabia Saudita han vaciado sus templos por el covid.