Main content

Sindy nos compartió esta foto para propósitos de esta entrevista
Sindy Cerda tiene 29 años, es Kichwa y representa a la Fonaquise, de la comunidad de Limoncocha. Ella es una de los 48 estudiantes del Programa de Certificación de Cambio Climático y Sustentabilidad, un curso personalizado para formar líderes sociales y ambientales, desarrollado por Hivos, la COICA y la Universidad Andina Simón Bolívar con apoyo de la Lotería Sueca.                                                                       
El Curso, con una duración de 12 meses, está en su fase final. Para el último módulo, los estudiantes se encontraron en Quito, Ecuador para una ambiciosa agenda en la que recibieron clases en la Universidad Andina Simón Bolívar y luego viajaron al Puyo, en la amazonía ecuatoriana, donde participaron de un taller liderado por la COICA y un simulacro de la COP, organizado por Hivos. Durante su visita, conocimos a la mayoría de los estudiantes, jóvenes líderes indígenas de 16 pueblos y nacionalidades diferentes de la Amazonía ecuatoriana y peruana con grandes esperanzas y sueños de mejorar la calidad de vida de sus comunidades y territorios.
Sindy no pudo asistir porque coincidió con el nacimiento de su primer bebé, un varón llamado Eder. Aún así, no queríamos perder la oportunidad de conversar con ella, y conocer su perspectiva acerca del curso.

Entrevista por: Nora Sánchez

*Realizada vía Skype el viernes 28 de febrero, 2020

A pesar de que no pudiste estar en el encuentro de mediados de febrero. ¿Cómo ha sido para ti ser parte de este curso? ¿Qué crees que has aprendido de él?

En realidad antes tenía unas bases muy sencillas. Durante el curso, los módulos fueron muy interesantes, sobretodo para conocer sobre nuestra biodiversidad, nuestra naturaleza, los problemas que existen en los diferentes lugares. 

Ha sido muy grato. Uno vive ciertos problemas en el día a día y lo ve tan normal. El hecho que nos pregunten nos hace repensar en lo que vivimos y decir “¡Este es un problema de verdad!” Por ejemplo, el caso de la equidad de género en mi comunidad. 

¿A qué te refieres con la problemática de equidad de género en tu comunidad? ¿Por qué es importante para ti ese enfoque de género?

Porque en mi comunidad existe mucho machismo, las mujeres no somos tomadas en cuenta como en las otras comunidades a las que pertenecen mis compañeros. 

Mis compañeros decían “las mujeres han luchado, las mujeres son líderes” y en mi comunidad no existe eso. Tuve que decir lo que pienso. En mi comunidad, la mujer puede ser parte de la comunidad siempre y cuando se case. Nosotras no tenemos derecho ni a territorio, ni a voz ni voto dentro de la organización, esa parte debería cambiar en mi comunidad. Entonces esa sería mi lucha constante, crear una asociación de mujeres para que podamos ser tomadas en cuenta dentro de la organización. 

Me encanta eso, ¿dirías que ese es el plan que tú tienes para tu comunidad?

Si, ese es mi plan. Somos varias chicas que crecimos en la comunidad, caminamos a los territorios, caminamos en los linderos para las mingas, ayudamos a brindar la chicha y cuando somos adultas nos dicen que no tenemos derecho ni a un pedazo de terreno. ¡Es frustrante eso!

Totalmente. ¿Y cómo crees que incluir a las mujeres ayudaría a tu comunidad?

El hecho de que generemos emprendimientos y que incluyamos a las mujeres, que podamos tener cargos directivos (por ejemplo, ser presidenta de la comunidad) daría más oportunidades a las mujeres a tener nuestras propias cosas: por qué pensar, por quién luchar. 

Quiero que las mujeres se empoderen, que podamos tener nuestras propias cosas y digamos ¡esto es nuestro! 

¿En qué te ayudó el curso a alcanzar esos planes?

Nos han dejado ver que tenemos derechos, que está todo a nuestro favor. Sólo hay que luchar en las comunidades que son las bases. Nos ha dado los conocimientos, la fuerza y la habilidad como nuevos líderes a luchar por lo que queremos. 

¿Qué te motiva? ¿Qué te lleva adelante todos los días?

El crecer profesionalmente. Ser una mejor persona cada día. Luchar por mi comunidad. Buscar nuevos proyectos para mi comunidad. 

Eso es lo que quiero, pero como mencioné, lo que me detiene es el hecho de que no tenemos derechos en la comunidad. Si no somos tomadas en cuenta, no hay como luchar en un proceso de transformación dentro de mi comunidad. Ahí está mi lucha, en poder cambiar eso.

¿Cómo ves al mundo y a tu comunidad en 10 años?

Que tengamos igualdad, que las mujeres seamos partícipes activas dentro de la comunidad y que mi comunidad tenga un desarrollo sustentable, para que podamos vivir de la naturaleza que nos rodea (la laguna de Limoncocha) sin explotar los recursos naturales. Y que el mundo cambie, y bajemos los niveles de contaminación y ayudemos a reducir el cambio climático. 

Y en ese mundo, ¿Dónde te ves tú? ¿De aquí en 5-10 años? ¿Qué quisieras estar haciendo?

Yo he tenido la meta de entrar en la parte política y ayudar desde un puesto político. Ser la primera presidenta de mi parroquia y demostrar que las mujeres sí podemos. 

Todos me dicen: “tú deberías aspirar a más”. Si, pero yo quiero empezar por ahí, trabajando desde mi comunidad, como parte de una directiva. Creo que me daría la posibilidad de abrir nuevos caminos para las mujeres y trabajar desde esa base. 

¿Crees que el curso te acercó a ese objetivo?

Si, con nuevos conocimientos. Tengo más herramientas que utilizar en la vida diaria, en el trabajo, en la comunidad, en todas partes. Creo que el poder más grande es el conocimiento, entonces agradezco mucho el conocimiento que nos ha impartido este curso.

Como jóvenes tenemos que seguir recurriendo a ese tipo de llamados, de cursos, de capacitaciones, donde las cosas que ocurren fuera de nuestra comunidades, nos ayuden a luchar dentro de ellas. 

¿Qué fue lo que más te gustó del curso?

Las temáticas de los foros. Se aprende mucho escuchando o leyendo lo que otros escriben y contrastas tu realidad con la de las demás personas.

¿Algo final que quisieras decir?

Simplemente que las mujeres sí podemos. 

Me ha encantado conocerte y conversar contigo. Creo que necesitamos más mujeres con esas ganas que tú tienes de cambiar las cosas. De poquito a poquito podemos conseguir esos cambios como tú dices, desde adentro, desde nuestra comunidad hacia afuera, para cambiar al mundo entero. 

Gracias por darte el tiempo de conversar conmigo.