Main content

A menudo, los bosques son llamados los pulmones del planeta, ya que nos proporcionan oxígeno y almacenan el CO2 del gas de efecto invernadero en sus ramas, hojas y raíces. Los bosques tropicales, en particular, son tesoros mundiales de biodiversidad, así como un importante almacenamiento de CO2, sirviendo como el aire acondicionado del planeta. A medida que el agua de lluvia se evapora, este vapor enfría el aire sobre la selva tropical, influyendo directamente en el clima local y globalmente. Además, los bosques tropicales también son fuente de agua dulce: el río Amazonas representa una quinta parte del agua dulce de todo el mundo.

Sin embargo…

Los bosques tropicales están siendo talados indiscriminadamente, dejando espacios desiertos, quemados, y tierras de cultivo altamente contaminados. Los gobiernos inundan fácilmente grandes superficies de selva tropical para construir mega represas.

Las selvas tropicales están siendo taladas por horas, dejando espacios abiertos, chamuscados, inmensas tierras de cultivo y áreas mineras muy contaminadas. Los gobiernos inundan fácilmente grandes superficies de la selva tropical para construir mega represas. La deforestación se está produciendo exponencialmente en las selvas tropicales de América Latina, el sudeste asiático y África central.

Las principales causas de la deforestación son la tala (legal e ilegal), la expansión de la tierra cultivable y las industrias extractivas. Las empresas madereras penetran profundamente en la jungla para talar árboles milenarios muy valiosos. Los productores de soja y ganado, aceite de palma y empresas de papel, siguen rápidamente su rastro. Para las industrias extractivas multinacionales, el suelo de la selva es literalmente una mina de oro o una rica fuente de petróleo. Las vías fluviales y las carreteras facilitan aún más la destrucción: el 95 por ciento de toda la deforestación en el Amazonas ocurre dentro de un radio de 50 km de una carretera.

Los bosques tropicales son el hogar de comunidades indígenas

Más de 150 millones de pueblos indígenas en todo el mundo viven en los bosques donde han habitado por cientos de años. Además de ser su hogar, la selva tropical es su fuente de sustento, botiquín y herencia espiritual. Gracias a su cuidado, la selva tropical puede continuar brindando sus servicios ecológicos cruciales, desde aire limpio hasta agua dulce, a todo el mundo.

En América Latina, las comunidades indígenas han adquirido en los últimos años títulos formales de la tierra que han marcado como su territorio. De acuerdo con el derecho internacional, deben estar debidamente informados de los nuevos "proyectos de desarrollo" en su área con anticipación, y luego deben aprobar o desaprobar libremente. Sin embargo, en la práctica, estas leyes a menudo son ignoradas o temporalmente puestas en hielo por los gobiernos a voluntad.